15 mayo 2006

DESDE AQUÍ


Qué lluvia.
Qué bóveda fugaz.
Qué hayedos silvestres.
Nigromantes fatuos nivelan trigos y sangre,
recortes de sombras, vellocinos de humo.

Se dilata el vórtice del azul,
me desplaza del cerro a la estepa.
Todo gira en el eco,
sueños, buitres, palabras.

Solo es amor, y torrente de promesas.
Devolveré la pócima, que no el alambique.
ATHO
Publicar un comentario