08 agosto 2007

DESPERTAR


El sol sueña, se proyecta, se eterniza.
Sombras rosadas de Vieja luna, orillan con acierto purpúreas burbujas que bañan el alba.
Inocentes dunas huyen por huecos que dejan los besos de los amantes, y los que reman en pechos extraños, están a mil sueños, lejos de la magia inexorable de la corriente del río que pierde sus gritos al acariciar el temblor de las flores.

ATHO
Publicar un comentario