23 noviembre 2007

GRILLETES DE SOLEDAD

Borracho de tanta utopía, no supe encontrar el misterio sagrado del final. Me
quedé frío de tristeza. Presencié sueños que generaron vida, luego, se agrietaron, se
despedazaron y murieron.
Tras este final salvaje no quiero cerrar los ojos.
Escribo desnudo, inmóvil, sobre húmeda arcilla, poemas que recuerdan los
momentos de fantasía. Góticos versos que encarcelan los más hermosos instantes de
amor.
Heme aquí. No tengo forma de evadirme. Estoy solo con voces talladas en la noche que, furiosas, me dictan poemas de eterno huir.
Sin hilo de Ariadna no se si podré conseguir salir de este laberinto de fonemas, y
lograr el poema que rompa estos grilletes de soledad.

José Álvarez Arnal. ATHO

Publicar un comentario