08 julio 2009

SOLEDAD



¡He cerrado los ojos!
Se acabó la espuma de sus manos entra las mías.
¿Estará pensando en volver?
Su iris color avellana recogía en su regazo, soledad.
¡Qué en su mirada! No me gustaba…
¡Grita de una vez! No me respondas con el silencio.
¡Qué dices mujer! ¿Ahora no sabes dónde ir? ¿Quieres ser libre?
¡No hay caminos para la huida!


¿Adónde se fue?
Su recuerdo golpea mis sienes. ¿Fue en busca de otro amor?
Su forma de amar estaba por encima de mis límites.
En ninguna parte resuena su voz.
La lluvia no es triste a pesar de todo.
La noche viene, una luz rojiza en el horizonte.
Estoy solo. Mejor.
Esta soledad, lejos de las estrellas, es la que guía mi destino.
ATHO
Publicar un comentario