14 febrero 2006

NO LE GUSTAN MIS POEMAS

Algunos cuerpos desnudos sepultan las caricias recibidas en sus pechos de hojalata. Ni de cerca ven los racimos de estrellas que ocasionan pasiones encendidas. Era la hora plena de libertad para que mis poemas resucitaran al escuchar el grito de los valles de cuarzo. Solo un hilo de luna. Resulta terrible que una mirada avellana se burle de mis poemas sedientos.
Los escorpiones se cobijan en mis versos, y rimo, ángel y pecado. Brillan hojas de lluvia sobre el baúl de tierra donde el vendedor de vientos guarda madreselvas, para ocultar la muerte del joven amor. Si se rompe el espejo del lago, la culpa no es de la piedra, sino del que la tira. Las ramas de la higuera sacuden los hechizos de los poemas de vientre rojo, pero, yo también sé amar sin ayuda de la escritura. Para no estar solo, recogeré la promesa que me hizo: "Seré la embriaguez de tu vivir". Pero, las intenciones, la mayoría, se detienen en la mitad de la mueca.
ATHO
03.02.2006
Publicar un comentario