15 enero 2007

HOMBRE DE UN SOLO AMOR

¿Saben los poemas de preciosos versos por qué llora la dama del columpio del parque? ¿Saben las olas coronadas de blonda por qué canta la sirena en las rocas del acantilado? ¿Saben los colores del arco iris por qué Atho pinta sus cuadros en otoño y no en primavera?

Su corazón revestido de cristal no sabe romper su trasparencia esmeraldina que, con palabras de amor, consuelen a la mujer hermosa que llora su ausencia.
Su corazón revestido de cristal no se libera de la extraña canción del acantilado que, en voz baja, la sirena de pechos divinos, le cantó un día triste de otoño.
Su corazón revestido de cristal no recoge la llamada de la primavera que, como extraña la lluvia de otoño recoja en sus gotas, la belleza de los colores.

Siempre parece arder en los linderos olvidados de la memoria, diálogos misteriosos de los condenados a vivir en silencio. Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos deseado, como los héroes cuando regresan a su pueblo, ser mendigos para recuperar lo que fue nuestro reinado.

A Atho le gustaría extrañar el mundo del color y de la palabra. Empezar de nuevo a pintar y narrar amores, construir sobre su existencia, muy entrelazadas, las ilusiones de otros romances.

¿Cómo cobijar a tantos a la vez, en un corazón revestido de cristal?

Atho sumido en sus dudas existenciales, dispuso lo necesario para un viaje a Delfos, el centro de la tierra, y solicitar de la Pitia, la revelación de su destino.

“¿Podré tener varios amores al mismo tiempo y ser todos verdaderos?”
Encaramada, la joven virgen de Delfos, sobre el trípode que da al abismo de la grieta sagrada, balbucea unas palabras incoherentes que, Cleostrato, sacerdote amigo de Atho, le interpreta:

“¡Imposible! Los dioses te crearon para ser hombre de una sola amante”.

Revestido de humildad, Atho le insiste:

“¡Oh! Divino Apolo, ¿los dioses no tenéis ya un Tántalo? ¿Por qué me creaste a semejanza de los hombres de un solo amor?”

La hermosa Pitia, en su delirio divino, le manifestó:

“Los dioses no dan explicaciones a los hombres mortales de las decisiones tomadas por los dioses del Olimpo”.

ATHO
Publicar un comentario