20 junio 2009

SENSACIÓN


El acantilado lleno de gaviotas.
La montaña, para mi alegría, grita.
La calma ha retenido el viento entre los sauces tras acariciar la mies.
Sensación de mirada sumida en otra persona.
Otro amor.
Así, la tierra es fea, recuerda un vertedero de escombros.
Seguirá ahí cuando me vaya.
Publicar un comentario