05 noviembre 2011

DE VUELTA DEL MERCADO







La gente que asiste al mercado preguntan:

-¡A cómo las perdices!
-¡A cómo los pollos!
-¡Quiero pollos!
-¡Quiero perdices!
-¡Pollos! ¡Pollos! ¡Pollos!
-¡Yo, perdices! ¡Y, yo!
¡Yo, también!

Gran cantidad de monedas se van amontonando sobre una boina boca arriba. El vendedor está descansando sobre una banqueta tras recoger la recaudación y guardarla en una faltriquera que esconde bajo la faja baturra. Se ha quedado dormido.

 -¡Oiga amigo! Se le van a escapar los pollos o las perdiganas, o lo que sean –un guardia municipal, agita con fuerza los hombros del traspuesto granjero.

 Mientras va poniendo en una canasta los pocos ejemplares que ha dejado de vender, está pensando:

“A la fin no se que feré, o noi intiendo gota, o creio que esta chen no sabe distiguir unos pollos de las guallas. Istas mulleres an´quiesto jibar.se.me de yo. La meba muller m´adiu que no les faiga caso, que no les faiga caso que te´n fa mofla”.

Al regresar al pueblo para comer, suelta los pollos que compiten con los gorriones la captura de los granos de maíz. Están hermosos, gordos y vestidos con brillantes colores en sus plumas. Los pajaricos, miran de lado, y sin espantarse, siguen picando los saltarines granos amarillos.

-¡Blasa! Yo no tiengo tanta quimera porque tenemos asabelas de pollos y no imos teniu que ir a la capital a quitar diners d´a libreta.
-Cequier, qui t´a fa burlas ye es un corcullau. Bes-te-ne a cruixir a leña pa l´imbierno, y no faigas caso.

La tarde, al caer sobre el valle de la Fueva, parte la cordillera en mil reflejos, los pollos avanzan a favor del viento por la senda que se pierde en los corrales de la vivienda. Salvando la oscuridad, Cequier, regresa a casa. Va agarrado a la cola del burro, que cargado de leña, parece más cansado que su amo

.

Publicar un comentario