11 septiembre 2012

UNA ESTRELLA SOLITARIA


Una estrella solitaria toma del molino abandonado su viento voluptuoso.

Y acaricia con cariño una guitarra que trata de seducirla con sus arpegios.

Cuando recibió la libertad se olvidó del ajedrez, luna y noche.

Era el laberinto de su vida.

Llena de alegría lee poemas de juglares vagabundos escritos en libros de caballería.

Feroces grifos custodian la libertad de las estrellas solitarias.

Yo la he buscado pero, no la he visto.

Quién la encontrará.

Publicar un comentario