24 julio 2006

DE MANERA QUE...

Las ventanas dormitan incapaces de oír el diálogo de los pájaros.
El río parece ofendido, agotado.
La fascinación de la noche inquieta a los gatos bajo las parras.
Una flor de nieve, cubierta de azul, extraña los cerezos en flor.
Límite extraño.
Esta soledad favorece la revelación: “En el amor encontramos algo que no se puede obtener mediante el esfuerzo”.
Reanudaré el camino, senda de membrillos, que sigue el unicornio.
ATHO
Publicar un comentario