07 diciembre 2006

DEFICIENTE PUNTEO

Cuando la mente se oscurece alguien canta en la fuente. Y no reconoce las hojas que lloran. Las historias sagradas son ruedas de misterio.

Si un escrito produce emoción, pura emoción estética, meta conseguida. Pero, me resulta difícil.
Me gusta reconstruir atmósfera de épocas cubiertas por la niebla de un pasado mágico. Espero que, a mis torpezas sintácticas y ortográficas, se le concedan el calor de lo imaginado al escribir
Colocaré, las flores recogidas en los bosques de cedros, en la repisa de la chimenea, la del humo amarillo, para recibir a los duendes de la inspiración.
Estos escritos florecieron en el aire de un otoño vestido de lluvia tardía.
Planteamiento, nudo y desenlace… sí.
Pero… estas montañas me gritan con chasquidos de dedos entumecidos.
Entre comas y puntos en anarquía, surgen seres nuevos. Al menos un poco de vida tiembla entre el caos ortográfico.
José Álvarez-ATHO-
.
Publicar un comentario