16 abril 2008

NO TENGO NINGÚN RELATO

No tengo ningún relato terminado. Todos empiezan bajo leyendas de una sola mentira. Iba tras una historia de las oscuras ambiciones de unas sacerdotisas que oficiaban a un sol fantasma que, iluminaban con sus ceremonias sexuales, una senda de madreselvas llena de disparates, pero…
Esta calma viene de la tristeza de antaño que, entre las rocas de mi memoria, desde el principio de esta primavera, brilla siempre gris. Ahora, los gorriones de mis pensamientos, se esconden tras la hojarasca de unas páginas arrancadas de un diario escrito por el escorpión que envenenó mi alma. Por eso no puedo escribir. No se escribir bajo el caos de mis pensamientos. Solo, castillos derruidos; nubes como faldas de bruja; avispas acurrucadas en troncos de árboles muertos; pergaminos dorados, herméticos, sin saber leer la última voluntad del faraón que traicionó a los dioses…
El murmullo de la escarcha acuna las buganvillas y, no siento nada, no tengo inspiración poética. Mis palabras son como la recta asíntota, se aproximan a la curva del poema hermoso, sin alcanzar a tocarlo, solo la esperanza de acariciarlo en el infinito.
ATHO
Publicar un comentario