05 enero 2013

Y…SE FUE

 

cazando_gaviotas_5_web

Fui descalzo por la playa hasta los arrecifes. Cuando me tumbé sobre la arena, soñé con un lugar para vivir. Las huellas de mis pasos se habían borrado. No sabía volver. No quería volver.

Y seguí soñando...

Soñé, acurrucado entre sus pechos... percibí el aroma de su cuerpo que embriaga los sentidos, me perdí en un diccionario infinito de deseos. Solicité a los dioses permanecer en ese Paraíso.

Una gaviota, sobre una barca cercana, que acunaba las aguas, contemplaba como su compañera huía hacia un horizonte de magia imposible.

-Yo tampoco quiero estar sola -me dijo.

Y… se fue.

Publicar un comentario