17 abril 2013

SOÑADORES

 

poemas

 

Si pides a la Fortuna, diosa hija del suelo volcánico, que se cumpla tus deseos, te quemarás. Me alegra pernoctar en los sueños. Los soñadores pertenecemos a un mundo que todavía no está terminado.
Mientras los árboles y yo , escribimos, ellos con sus ramas, yo con mis dedos, historias de magia, el río de la vida pasa por nuestro lado, oculto y de amarillo.
Nací en el mes de la Caña y el Junco, a la luz del Jaspe, sobre la flor de menta. Yo se mucho del viento, cuento historias de las que gritaron los hombres en los hoyos de la tierra incapaces de guardar el secreto. Se lo cuentan a la tierra profunda, y las entierran. Pero no saben que luego las cañas, cuando las roza el viento, reproducen las historias. Yo conozco su lenguaje.

Publicar un comentario